sábado, 2 de junio de 2012

BUEN VECINO



Buenas días a todos, autoridades, políticos, compañeros, familiares y amigos.

Voy a comenzar con la palabra que debería terminar “GRACIAS”.  Y digo GRACIAS con letras grandes, con MAYÚSCULAS. Porque decir gracias con mayúsculas es sentirse orgulloso de un premio, de un reconocimiento merecido para todos aquellos que a lo largo de la historia de este grupo de “buenos vecinos” han aportado su ilusión, su empeño y su trabajo para conseguir que las notas de la Coral de Cámara “San Esteban” resuenen desde lo más alto del panorama musical burgalés, para regocijo y disfrute de todos aquellos que saben apreciar el arte de lo bien hecho, de lo que se hace con cariño.
Hoy es el día de ese reconocimiento, y en cierto modo también, y así lo sentimos, un reconocimiento muy merecido a la Música Coral Burgalesa, y del que la Coral de Cámara “San Esteban” está sumamente agradecida por este privilegio.

Fue en el año 1972 cuando un grupo de entusiastas, un grupo de amigos, se propuso hacer realidad su sueño y ser algo más que un coro parroquial. Así estos fogosos apasionados de la música coral comienzan su andadura por un camino sin fin.
En estos  cuarenta años, han sido más de 100 coralistas, los que han ido pasando el testigo a los siguientes, transmitiendo la tenacidad, el esfuerzo y la constancia como pilares básicos de este proyecto que continúa cada vez con más fuerza y más firmeza.
De aquéllos lejanos tiempos nos sentimos orgullosos de poder contar todavía de nuestras filas con fundadores como nuestros bajos: José Manuel Aragón y Gonzalo Navarro y nuestro tenor: Pablo Martínez, todos ellos valiosos puntales que siguen sosteniendo como el primer día esta gran obra.

La Coral de Cámara “San Esteban”, nace en el sitio idóneo, en Burgos y recojo las palabras de Jesús López Sobrino, miembro fundador de la Coral, que nos dice en la presentación de nuestro cuarto disco “Navidad hoy y siempre” grabado por la Coral  en 1997 con motivo de su 25 aniversario:

 “La Coral de Cámara "San Esteban" de Burgos surgió en una ciudad y en una provincia impregnadas de bellos pentagramas. Silos es taller privilegiado de melodías gregorianas; las voces monacales de la Huelgas bordan los matices cistercienses; el rango internacional va anejo a las composiciones de Francisco Salinas y Antonio de Cabezón; los acentos contemporáneos van prendidos a la inspiración de Antonio José, Jacinto Sarmiento, Ángel Juan Quesada...”

Y centrándonos aún más en la cuna de la Coral, la podemos situar entre las artísticas iglesias de de San Esteban Protomártir y San Nicolás de Bari, herederas de una amplia tradición musical.

La Coral de Cámara “San Esteban” se siente orgullosa de ser burgalesa y así lo pregona y lo ha cantado desde su origen y son muchos los que han podido dar fe de ello:
En Europa ha realizado giras por Alemania, Francia, Inglaterra, Portugal y la República Checa. En el territorio nacional, alguna provincia nos queda por visitar, pero todo se andará. Y en Burgos y provincia, ¿Quién no conoce a la Coral de Cámara “San Esteban”?
La Coral ha recibido innumerables reconocimientos y premios que no voy a citar para no aburrir al respetable, todos ellos tienen en común la música, el arte musical. Pero nos faltaba uno que aparte de esto nos reconociera un poco más y es el que estamos recibiendo hoy, ser “BUEN VECINO”.

Ser Buen Vecino es servir a los demás, es hacer un servicio público.

Los coralistas de esta Coral, además de tener una buena armonía humana, que es algo imprescindible para hacer buena música, estamos aquejados de una bendita locura que nos hace vibrar, emocionarnos y disfrutar, y no tenemos otra misión que la de transmitir a la sociedad todo esto que sentimos.

Lo que en cada uno de nosotros empezó como una satisfacción personal ha ido, sin casi darnos cuenta, unido a la satisfacción de los demás, esto implica que lo que se hace sin apenas sacrificio se convierta en una exigencia personal sacrificada, de dedicación al grupo, al público. Y cuanto más te dedicas a los demás y menos a uno mismo es más la satisfacción personal.

Las obligaciones altruistas suelen ser, en la mayoría de los casos las más sacrificadas y las más satisfactorias como enriquecimiento de la persona.
Dedicarse a los demás es sacrificar mucho de lo propio, pero no solo se queda ahí ese sacrificio, y por eso desde esta tribuna, quiero dar las gracias a todas aquellas personas que aunque su voz no se oye en la Coral, se siente su apoyo y su comprensión. Me estoy refiriendo a todas aquellas personas cercanas a nosotros, nuestras parejas, nuestros hijos, nuestros familiares que nos animan a seguir en nuestro empeño y a las que muchas veces no podemos prestar la suficiente atención. Son también merecedoras de este reconocimiento que hoy nos hace nuestro ayuntamiento, son también “buenos vecinos”.

Nos acordamos también de aquellos coralistas que se fueron sin querer y que sabemos siguen cantando con nosotros desde donde ahora están porque les sentimos en nuestro corazón. Os queremos Inés, Merche, Rosa Eva, Leonor y Paloma.

Como veis esta barquita que empezó navegando por el Arlanzón ha sabido navegar por otras aguas más caudalosas y no cesa en su empeño de descubrir nuevos océanos, pero todo esto no hubiera sido posible sin unos buenos almirantes. Fue Juan José Rodríguez Villarroel, nuestro primer Gran Capitán, él fue quien tuvo que sortear los primeros avatares, las primeras tormentas, seguro que las más difíciles, pero su sabia y docta dirección hizo que nos llevara en volandas hasta aguas más tranquilas, y el sueño se hizo Coral.

En 2010 me hice cargo de esta empresa con la ilusión del que descubre el océano de la música en el lugar más alto desde la dirección y la composición. Así vemos el futuro lleno de música, magia y esperanza, la esperanza de conseguir metas cada vez más ambiciosas.

Aprovecho la oportunidad, como “Buen vecino” que somos, para decir a nuestros gobernantes que Burgos es de las ciudades que cuenta con una Cultura Musical Coral envidiable y que  no está siendo explotada lo suficiente.
Los sonidos de la ciudad deben ser los sonidos de su Música y no otros. Y dentro de esta música, la música Coral debe ocupar un lugar principal.

Muchas gracias a todos, muchas gracias Burgos.
César Zumel
Director

Texto : Carlos Martínez  Falcón







1 comentario:

  1. Realmente hermoso:
    Gracias de todo corazón por tan espléndidas palabras. Sin duda han llegado a lo más hondo de quienes nos sentimos aludidos entre el gran grupo de compañeros que han dado vida a un proyecto para el entusiasmo, el placer de cantar y la alegría de compartir.
    Eduardo

    ResponderEliminar