miércoles, 6 de agosto de 2014

LA PRUEBA DEL NUEVE

LA PRUEBA DEL NUEVE

Hay una red ―«comercial.punto.com»―  empeñada en practicar la «prueba del nueve» con irreprochable generosidad en todas sus ofertas. Siempre elude el redondeo para que  los posibles clientes, alentados con tan espléndida liberalidad, agradezcan sus rebajas y se sienten privilegiados cada vez que un artilugio que vale cien euros, cincuenta o cuarenta sólo hayan de pagar por el primero 99,99€, por el segundo 49,99€, por el tercero 39,99€ y así un largo etcétera con baile a la baja de millares, centenas o decenas, en ofertas que increíblemente encandilan a las mentes. Es obvio que algún mecanismo cerebral elimina de nosotros la racionalidad para hacer el juego a las leyes del consumo y sus atractivos comerciales.  



Es todo un alarde del moderno marketing capaz de convencer al cerebro de que la rebaja aludida no deja de ser una sensible atención al cliente. Incluso la devolución del céntimo es todo un símbolo de la cordial aceptación del ardid comercial.

La evidente ironía con la que pretendo juzgar esta fórmula de atracción de ventas, no lo es tanto si analizamos que se trata de un hecho universal y que la mente humana acepta de muy buena gana el más que evidente artificio. Porque cuando algún posible comprador transmite a terceros el precio de la cosa, jamás redondea y acepta los noventa y nueve céntimos como un dato decisivo para la aceptación final de compra.

Supongo que la psicología dispondrá de algún argumento para analizar el porqué de semejante fractura mental pero, por nuestra cuenta, sólo podemos asegurar que el valor de las cosas, por muy engañoso que se presente, adquiere un punto de vista nuevo que altera el sentido común  y estimula a los compradores.  Todo es cuestión de eludir algún dígito en las decenas, centenas, millares, etc. para que la «prueba del nueve» resulte comercialmente cuadrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario