jueves, 21 de agosto de 2014

LA CASONA DEL OBISPO. OÑA (BURGOS)

Hoy he disfrutado de tres placeres consecutivos durante la impaciente espera para disfrutar de la puesta en escena del Cronicón de Oña. El primero de ellos tiene que ver con un reencuentro familiar y multitudinario a la puerta de una gran casona en vías de restauración definitiva y que, según parece, esta vinculada a la vida de don Pedro González Manso, Obispo que fue de Guadalix, Tuy, Badajoz y Osma, del Consejo del Rey, Presidente de la Audiencia, Canciller de Valladolid y Gran Bienhechor de Oña y de su Monasterio de San Salvador:



Después de contemplar la hermosa fachada y deambular por sus interiores, he descubierto hasta donde puede el empeño y la entrega para conseguir que un vetusto edificio, abandonado a su suerte y a la incuria del tiempo, se haya convertido en un remanso de de paz y bienestar.  Ha habido en ello un decidido propósito de devolverle la dignidad herida sin alterar ni su nobleza ni sus valores añejos. Y todo ello ha sido el resultado de una empresa familiar entregada a recuperar cada palmo de su estructura con el ardor y la convicción de una meta posible.

He recorrido todas y cada una de sus estancias y disfrutado del acogedor espacio en el que el gusto por la decoración y la selección de los enseres configuran en cada una la armonía entre el ayer y el hoy. Por todo ello quiero mostrar mi cordial enhorabuena a cada mano, cada mente y cada entrega que ha hecho posible lo que ha todas luces es una hazaña encomiable.






























Completada la visita, la tradicional hospitalidad castellana ha permitido disfrutar también de los placeres de la mesa en torno a los productos más castizos y exquisitos de la gastronomía hogareña. Complementados con los vinos, que estimulan a la tertulia y alegran el cuerpo, hemos finalizado la reunión para acudir al Monasterio de San Salvador. Allí ha tenido lugar, un año más, y con este van 28, la representación del ya más que famoso CRONICÓN DE OÑA. De ello y de su espléndido desarrollo doy cuenta en entrada aparte con el mismo título.  

2 comentarios: