martes, 24 de abril de 2012

LA MAR Y LOS BARCOS

 (Jueves 12-04-2012)

TURISMO EN SOLITARIO 


Hoy he recorrido en solitario uno de los espacios que siempre me atraen de manera especial: la mar y los barcos. Es una imagen que cualquier compatriota que se dé una vuelta por estos lares buscará con avidez, especialmente si se dirige al puerto pesquero con intención de tomarse unos «espetos» a la brasa o unas gambas al ajillo. Especialmente si es de tierra adentro como es mi caso. Sin embargo nada de eso será posible porque, a pesar de que gran parte de las viviendas que figuran en las casas de Salem a que aludo en el día noveno, fueron inicialmente hogares de pescadores que faenaban en las proximidades del puerto, hoy están ocupadas por familias que poco o nada tienen que ver con las artes de pesca. Hoy los barcos de pesca se han convertido en  embarcaciones deportivas y de recreo. Es el resultado del poder de las grandes compañías que capturan y comercializan el pescado a gran escala lo que ha provocado la causa fundamental del cambio. Lo cierto es que nunca fue una zona especialmente dedicada a la pesca y mucho más al comercio con China, India, Japón, Corea, etc. 

Lo que no obsta para confirmar los valores marítimos de una ciudad que llegó a contar con cuarenta y tres muelles de los que hoy sólo quedan tres que han sido el objetivo principal de mis imágenes.












  
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario